Saltar al contenido
Creciendo con tu Bebe

Primeras semanas de embarazo

El control del embarazo suele hacerse por semanas. Se requieren aproximadamente 40 semanas, puede ser un poco antes o tal vez hasta dos semanas después, para que tu bebé llegue al mundo. En realidad en estas dos semanas, aunque se toman para el calculo del embarazo, no estás embarazada. Es el preámbulo para que lo estés.

Semana 1 de embarazo

Las semanas gestacionales comienzan a contarse a partir de la fecha de tu última regla (menstruación), por lo que en la primera semana de “embarazo” todavía no estás embarazada.

Esta semana corresponde a la aparición de los síntomas propios de la menstruación, a saber: Sangrado, dolor abdominal, mamas sensibles, entre otros. En estos días, el cuerpo comienza a prepararse para liberar el ovocito (célula sexual femenina) que será fecundado posteriormente por el espermatozoide (célula sexual masculina).

Semana 2

Finalizando la segunda semana, aproximadamente el día 14 de tu ciclo menstrual (si eres de las que presenta ciclos regulares cada 28 días), ocurre la ovulación. Es en este momento cuando tu cuerpo libera el ovocito que puede ser fecundado por el espermatozoide.

Simultáneamente, las paredes internas del útero comienzan a engrosarse a fin de tener todo preparado para la llegada del óvulo fecundado y su correspondiente implantación (fijación a las paredes del utero).

Si tienes el deseo de quedar embarazada, es precisamente en esta semana que debes tener relaciones sexuales. Las probabilidades de lograr un embarazo aumentan si tienes sexo durante el periodo comprendido entre 3 días antes de ovular hasta 1 día después.

Síntomas durante éstas primeras semanas de embarazo

Los síntomas que puedes sentir durante estas semanas son:

  • Aparece la menstruación y todos los malestares que esta normalmente te produce.
  • Es posible que sientas incomodidad en el bajo vientre cuando estés ovulando, aproximadamente a la mitad del ciclo o 14 días antes de la fecha estimada para la próxima menstruación.
  • La vagina se lubricará más, a causa del moco cervical que se produce durante la ovulación.

Ningunas de las manifestaciones mencionadas anteriormente indican que ya estés embarazada. Solo son las respuestas del organismo para comenzar a preparar el útero, el hogar de tu futuro bebé durante nueve meses.

¿Puedo hacerme un test de embarazo en las primeras semana?

No, las pruebas de embarazo no son eficaces estas semanas. Estos tests miden la concentración de una hormona producida solo cuando la mujer está en gestación (gonadotropina coriónica o hCG) y, durante estas dos primeras semanas, todavía no ha ocurrido la fecundación o apenas acaba de suceder.

¿A los cuántos días puedo hacerme una prueba de embarazo?

La hormona del embarazo alcanza niveles detectables en sangre unos 8 días después de la fecundación. En orina tarda unos días más en aparecer, por lo que la prueba puede dar positivo en este fluido a partir del día 10 después de la concepción.

Esto nos hace llegar a la siguiente conclusión: La prueba de embarazo debes hacerla en sangre como mínimo 10 días después del momento en que hayas ovulado. Si se trata de una prueba de embarazo casera (en orina), tendrás que esperar al menos 12 días. Estos cálculos son válidos si tienes un ciclo menstrual regular. Para las mujeres que no tienen periodos regulares existe la posibilidad de que la prueba arroje falsos negativos, es decir, que sí estés embarazada pero la prueba sea negativa. En este caso tendrás que esperar unos días más para repetir el examen y confirmar el resultado.

Semana 3 de embarazo