Saltar al contenido
Creciendo con tu Bebe

Semana 8 de embarazo

Durante la semana 8 de embarazo crecimiento sigue siendo acelerado y muchos cambios morfológicos se producen en el bebé. Por el lado de la madre, el embarazo comienza a hacerse cada vez más presente y los llamados “antojos” aparecen.

Cambios en el bebé para semana 8 de embarazo

El embrión ya tiene el tamaño de una canica, mide entre 1,4  2.0 cm. En su pequeño cuerpo todo empieza a tomar forma, una pequeña protuberancia aparece en donde estará la nariz y se observa el esbozo de las orejas. Se distinguen los párpados y la retina está en desarrollo.

Se diferencian las válvulas pulmonar y aórtica del corazón, los pulmones poseen múltiples bronquiolos y el tronco principal se engrosa. Los intestinos son más largos y todavía no tienen espacio suficiente en el abdomen del embrión, por lo que sobresalen. La “hernia fisiológica”, como se le conoce a esta condición de los intestinos, no se cerrará hasta la semana 12.

Las extremidades crecen, los codos se evidencian y unos surcos se dibujan en donde se formarán los deditos. Los músculos están funcionando y aparecen los primeros movimientos involuntarios, pero todavía no los sentirás.

Los genitales ya están formándose aunque todavía es muy temprano para descubrir si será niño o niña. La placenta asume la función de nutrir al bebé por medio del cordón umbilical, a través de ella obtendrá oxígeno, agua y nutrientes.

Cambios en la madre durante la octava semana de embarazo

No dejas de mirar tu panza y todavía sientes que no ha crecido, no te preocupes porque es muy pronto para que el embarazo se note. Sin embargo, es probable que sientas la ropa ajustada a nivel de cintura y caderas. Los pechos siguen aumentados de tamaño y los sujetadores tal vez te molesten.

Aunque no lo notes, el útero ha estado creciendo y es normal que tengas dolores de vientre, pueden ser pinchazos o contracciones como las que se presentan con la menstruación. Las piernas también se acalambran, especialmente por la noche.

Un síntoma que muchas mujeres experimentan y que puede ser tu caso, es la aparición de los famosos “antojos del embarazo”. Repentinamente te apetece una comida específica y no dejas  de pensar en ella hasta que satisfaces tus deseos ¿Te está pasando?

Los síntomas descritos en las semanas anteriores siguen presentes, como son: Nauseas, vómitos, jaquecas, cansancio, ardores estomacales, estreñimiento, aversión por ciertos olores y sabores, entre otros.

Control médico en la semana 8 de embarazo

Si acudes al médico para tu primer control en la semana ocho, te harán una ecografía. Ya se puede hacer vía abdominal, pero muchos médicos prefieren hacerla transvaginal. En las imágenes se ve como el feto se mueve verticalmente y podrás escuchar con claridad el latido de su corazón.

Desde este instante, las visitas al especialista serán cada 4 a 6 semanas, a menos que se presente un contra tiempo. Si no te has realizado la prueba citológica en los dos últimos años, se realizará en este momento para corroborar que el cuello del útero está en óptimas condiciones.

Es posible que el médico programe los primeros exámenes sanguíneos. El tiempo para hacer estos análisis puede cambiar de un protocolo a otro, pero en términos generales se ubica entre la semana 8 y la 12. Es importante saber cuál es tu grupo sanguíneo, cómo están los niveles de hemoglobina y otros parámetros químicos relevantes. También se debe investigar si tienes alguna infección que pueda pasar al bebé; por ejemplo enfermedades como Hepatitis C y B, toxoplasmosis, sífilis, rubeola, entre otras.

Semana 7 de embarazo

Semana 9 de embarazo