Saltar al contenido
Creciendo con tu Bebe

Semana 9 de embarazo

En la semana 9 de embarazo todos los sistemas del organismo del bebé están formados, solo falta que terminen de madurar para que funcionen correctamente. Ha culminado la etapa embrionaria y el embrión, medicamente hablando, pasa a denominarse feto.

En esta semana muchas gestantes se emocionan porque comienzan a notar su pancita ¿Ya puedes ver la tuya cuando te miras de perfil en el espejo? Al tocarte el vientre, sentirás que está tenso y firme.

Cambios en el bebé durante la semana 9 de embarazo

El feto es cada vez más parecido a un ser humano y llega a medir entre 2 a 3 cm. La cabeza sigue siendo más grande con relación al cuerpo, pero se encuentra más erecta y redondeada que antes.

Los párpados se mantienen fusionados cubriendo los ojos, se observa la nariz y las orejas tienen los pabellones auriculares desarrollados. La boca también ya está presente y puede abrirse.

Las extremidades se han desarrollado mejor, pudiendo distinguir la muñeca y los deditos de las manos y los pies, incluso las huellas digitales están dibujándose. El bebé se mueve continuamente pero de forma involuntaria, porque los músculos aún no están en contacto con el cerebro,

La piel del feto es translucida y el esqueleto se distingue a través de ella. La estructura ósea posee su forma definitiva, pero los huesos no tienen calcio y se encuentran formados por cartílago.

Ya se ha desarrollado el tubérculo genital, protuberancia que es el precursor común de los órganos genitales correspondientes. Todavía es temprano para diferenciar si se trata de un niño o una niña.

Cambios en la madre en la semana 9 de embarazo

Es probable que la ropa comience a quedarte ajustada en la zona del vientre, algunas mujeres no sienten ninguna diferencia con relación a semanas anteriores. El dolor pélvico se mantiene y también las contracciones leves, entre otros síntomas ya mencionados.

La tensión arterial comenzará a bajar, es la forma en la que el cuerpo se adapta para aumentar la circulación sanguínea. El aumento del volumen sanguíneo ocurre a fin de cubrir las demandas del útero y el bebé en crecimiento. Esto hace que te sientas cansada, mareada e incluso te desmayes.

Pruebas diagnósticas especiales en la semana 9 de embarazo

En el periodo comprendido entre la semana 9 hasta la 11, se realiza el cribado combinado correspondiente al primer trimestre. Es una prueba que sirve para detectar si existen alteraciones cromosómicas en el bebé. Los resultados no dan un diagnóstico específico de enfermedad sino que indican el nivel de riesgo de que haya alteraciones cromosómicas.

Consiste en un análisis sanguíneo en el que se calcula la concentración de dos hormonas: PAPP-A y la ßhCG. Los resultados de estos análisis deben correlacionarse posteriormente con la ecografía en la semana 12 en la que se mide en el feto la translucencia nucal.

Test de O’Sullivan

Además de los análisis de rutina (examen de orina, hemograma, grupo sanguíneo, tiempos de coagulación, etc.) y el cribado combinado, existen otros análisis que el medico puede indicar.

El Test de O’Sullivan sirve para detectar diabetes gestacional. Se realiza a las mujeres con factores de riesgo en el primer trimestre y a todas en las semanas 24 – 28 de embarazo. Consiste en un análisis de glucosa en sangre en ayunas y otro una hora después de ingerir un líquido que contiene 50 g de glucosa.

Los factores de riesgo que se deben tomar en cuenta para realizar el Test de O’Sullivan durante el primer trimestre son:

  • Tienes 35 años o más.
  • Tienes obesidad con un índice de masa corporal igual o superior a 30.
  • Intolerancia a la glucosa o presentaste diabetes gestacional previamente.
  • Hay antecedentes familiares de diabetes.
  • Antecedente de hijo con gran tamaño.

Semana 8 de embarazo

Semana 10 de embarazo